El proceso de ordenamiento monetario ha devenido en inquietudes de la población cubana, a ellas estuvo dirigida la Mesa Redonda de hoy, 14 de octubre de 2020, con la presencia de voces autorizadas capaces de esclarecer aspectos relacionados con el tema en cuestión: Marino Murillo Jorge, Jefe de la Comisión Permanente para el Desarrollo e Implementación de los Lineamientos, y Alejandro Gil Fernández, Ministro de Economía y Plantificación.

Como uno de los primeros aspectos que afloraron en el espacio televisivo estuvo el salario. Respecto a este, Murillo Jorge, recalcó que los fondos para su pago incrementarían 4,9 veces el actual. El pago llegaría con el estímulo, que hasta ahora se recibía en CUC, incorporado según la escala salarial; si el nivel donde es ubicado el trabajador no avizora este incremento se realizará un dispenso salarial capaz de equilibrarlo, el cual no es trasferible a sucesores y pierden efectividad en caso de cambio laboral.

Los jubilados, a su vez, recibirán una cuantía capaz de respaldar los gastos de la canasta básica y un poco más. Aquellas personas retiradas un año después de la puesta en marcha del ordenamiento monetario se les tomarán el promedio para la jubilación de los últimos 12 meses.

Además, la información oportuna respecto a la canasta básica en base a la cual se calcula la media salarial permitió a la población conocer que están medidas no solo gastos por alimentos y aseos sino también reparaciones en el hogar, transporte, pago eléctrico, entre otros.

En otro orden de información, el sector cuentapropista debe subir precios a partir de la elevación del costo de los productos en el mercado mayorista, no obstante se prevé disminuir las cargas tributarias en cuestiones de impuestos con el objetivo de menguar los precios desorbitantes en esta esfera.

Con el objetivo de minimizar las preocupaciones de la población, en correspondencia con la libreta de abastecimiento, Marino Murillo aclaró que, a pesar de no ser sustentable por las pérdidas económicas que conlleva su funcionamiento, la misma se mantendrá vigente por un tiempo como mecanismo de distribución efectiva para un grupo de productos subsidiados.

Las exportaciones, otro tema de gran relevancia para el sistema empresarial cubano, son divulgadas como una de las formas más viables para mejores salarios por concepto de productividad, para lo cual se eliminarán trabas entre los exportadores y el mercado internacional así como no se impondrá límites.

Respecto a las cuentas bancarias poseída por los ciudadanos, también hubo indicaciones. Aquellas en CUC podrán convertirse en pesos, según el tipo de cambio actual (24×1) y las en MLC de igual manera, dependiendo de la disponibilidad del banco. Sin embargo, no habrá cambio para elevar la capacidad de compra en las de CUP, las cifras en estas seguirán siendo las mismas. La dirección del país no considera que las personas con ahorros deban recurrir irremediablemente a estos a razón del ordenamiento monetario. Las cuentas en CUC de los colaboradores se multiplican por el número de cambio actual a peso y el beneficio del 30% de descuento se mantiene.

Ante la interrogante de los regímenes de cambio, la respuesta fue que iba a ser una tasa fija de cambio en un primer momento. Como otra medida transitoria, las tiendas en MLC mantendrán su momentánea presencia para ayudar a la economía del país. De dicha moneda también fue aclarado su empleo en los suministros e insumos agrícolas, pues no constituirá la única forma de obtenerlos.

“El futuro es trabajar en Moneda Nacional”, fue el planteamiento final del Ministro de Economía y Planificación.

*las

Impactos: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *