Con su pantaloncito medio ripiado a lo tendencia de los últimos tiempos, su trapajo en la cabeza como parte del look mediático que se ha creado, un bléiser y pullover azul fue Alexander Otaola a reunirse con Donald Trump en uno de los hoteles del presidente en el Doral de Miami.

Sería imposible no fijarse en la pinta del sujeto cuando los comentarios en su cuenta de Instagram le han prestado mucha atención a la ropa con la que fue al encuentro. Pero dejemos eso de lado, realmente su vestimenta es lo de menos, Alexander pudo asistir de cuello y corbata y la historia sería la misma.

Varias veces hemos hablado del impacto social que ha causado el incremento del uso y acceso al Internet. Este persiste como un tema digno de teoría profunda y actualizada porque cada día el fenómeno crece e incide en nuestras vidas de muchas maneras, buenas y malas.

Cuando en las pasadas elecciones Trump fue el vencedor se dijo que su campaña política se desarrolló principalmente en Twitter. Ahora en Twitter está todo el mundo. Biden y Kamala tienen buena retaguardia en esa plataforma, por lo tanto, Trump ha buscado otra alternativa para hacerse con votos seguros.

Es aquí donde entra a jugar el influencer Alexander Otaola. Sabemos que en la Florida viven muchos cubanos contrarios al gobierno del archipiélago y también venezolanos antichavistas, por lo tanto, este parece un punto fuerte para tratar. 

Otaola con su show en YouTube Hola Otaola se ha hecho famoso entre esa comunidad porque su contenido no va más allá de meterse abiertamente con el gobierno cubano y de rebuscar en lo más sucio para construir un discurso de blasfemias. Porquerías que son creídas y apoyadas por un gran número de cubanos que desgraciadamente se sienten más estadounidenses que uno nacido allá.

La Florida figura como un estado estratégico en las elecciones y Trump lo sabe. El 3 de noviembre está muy cerca y asegurar ese estado permitiría, posiblemente, hacerse con la presidencia.

En un país donde el voto es indirecto, los sufragios primordiales para la Casa Blanca radican en gran medida en los estados como Florida, que tienen mayor cantidad de población y por tanto de colegios electorales. Además, cuando esas regiones forman parte de los llamados estados péndulo que no tienen una preferencia marcada, su inclinación por un candidato resulta aún más crucial para definir la contienda. Tal es el caso de Florida, que ha votado por el ganador en todos los comicios presidenciales desde hace 24 años, explica France24.

Reunirse con Alexander Otaola no significa otra cosa para Trump que garantizar su permanencia en la Casa Blanca. El mandatario dijo en el show que según encuestas el 95 por ciento de los cubanoamericanos están muy contentos con él por lo que ratificar su posición política hacia Cuba fue clave para alegrar a la disidencia.

En la entrevista Trump habló de la libertad de Cuba y de otros países como Venezuela y Nicaragua y expresó: “Yo creo que Cuba será uno de mis grandes triunfos”.

No sabemos si para él signifique un triunfo ahogar económicamente a una nación, pues así lo ha hecho durante todo su mandato al reforzar la política de bloqueo y ocasionar un retroceso en las normalización de las relaciones iniciadas por Barack Obama.

Otaola describió la reunión como “aplastante” pero ¿aplastante para quién? Quizás para él mismo que fue utilizado como parte de una campaña política, aunque el suceso le diera algunos followers más.

Aquí el showman es Trump y el que conoce su trayectoria lo sabe. Otaola aparece, por desgracia, como un influencer que quiere jugar a la política y por eso se cree con las facultades como para fundar un partido político, su llamado Partido del Pueblo, del cual estaremos hablando muy pronto. 

Lo cierto es que la reunión de ambas figuras le ha servido a uno para quizás conquistar a votantes decepcionados por el mal manejo de la pandemia y al otro para revolver el avispero de la contrarrevolución, ese que le levanta su audiencia.

Impactos: 125

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *