Por: Mario Ernesto Almeida

Cuando era pequeño y me asomaba a la orilla del río San Juan, me preguntaba si acaso los hierros rotos que se veían en el fondo habrían pertenecido al Cessna 310. “¿Lo habré encontrado? ¿Qué corrientes lo habrán traído hasta aquí? ¿Habrá estado siempre bajo nuestros ojos sin que nadie se hubiese dado cuenta? ¿Serán solo latas? ¿Basura?”.

Ciertamente resultaría una gran paradoja que un niño de seis años, a la altura de los dos mil y casi sin querer, lograse más que millares de efectivos –entre militares, campesinos y demás voluntarios– cuarenta años atrás, “en un esfuerzo insuperable, escudriñando zona por zona, por encontrar al popular Jefe del Ejército Rebelde”, tal como especificara el periódico Revolución en su portada del 31 de octubre de 1959, bajo un desgarrador titular: “65 HORAS PERDIDO”.

De acuerdo con la tirada del día 30, “el Comandante Cienfuegos había salido de Camagüey, hacia la Habana, a las 6 y 1 minuto de la tarde del pasado miércoles día 28, en un aparato Cessna, modelo 310, número de orden 53, de 5 plazas, de la FAR, piloteado por el Teniente Luciano Fariñas Rodríguez”.

Camilo no había notificado su salida a Ciudad Libertad, por lo que no lo esperaban y la demora no fue perceptible hasta que hubo que hacerle una consulta por su condición de jefe de Ejército. Su hermano Osmani, uno de sus ayudantes, envió un telegrama hacia Camagüey y, en la tarde del jueves, recibió como respuesta que Camilo había salido para La Habana desde el miércoles.

El pueblo se movilizó en busca de Camilo Cienfuegos

El avión era pequeño: dos motores, una velocidad máxima de 180 millas por hora y capacidad para ascender 500 pies por minuto. Debió haber llegado al aeropuerto de las FAR aproximadamente tras dos horas y cuarto de vuelo.

Durante la tarde y la noche del 28 de octubre de 1959, se reportaron turbonadas entre Ciego de Ávila y Matanzas. Ello hizo suponer a los especialistas que el piloto podría haber visto necesario desviar el rumbo hacia la zona norte para alejarse de las turbulencias. La hipótesis incluía que algún desperfecto del Cessna, en dichas condiciones, pudo condicionar una caída.

Últimos alientos

Según la información desplegada por el órgano del Movimiento 26 de julio, la última noticia relativa al Comandante fue que sostuvo una comunicación, poco después de haber despegado, con el Capitán Méndez, jefe militar del Camagüey, para emitir instrucciones oficiales.

El 31 de octubre, en la portada del diario Hoy, se publicaba un recuadro con un mensaje  firmado por Camilo y dos Capitanes, que hacía referencia a las Elecciones Sindicales. Este había visto la luz en el periódico Adelante, de la propia tierra agramontina y se reconoció entonces como “posiblemente, el último mensaje dirigido por el héroe a los trabajadores”.

Las imágenes de la época muestran, por un lado, la conmoción del pueblo ante la noticia, la expectativa, el optimismo; por otro, el amplio operativo desarrollado para encontrar a una de las figuras de la novel dirigencia cubana que sin dudas gozaba de mayor popularidad y respeto de cara a la ciudadanía. 

Más de cincuenta aviones se movilizaron desde la madrugada del viernes para peinar a vuelo rasante las áreas indicadas en el plan de búsqueda y rescate. El propio Fidel Castro, junto al Capitán Osmani Cienfuegos, formó parte de la tripulación que buscó al guerrillero en el avión Sierra Maestra.

El pueblo se sensibiliza ante la pérdida del Comandante Cienfuegos

Las bolas

Pronto aparecieron varias versiones en forma de bolas. Una de las más exaltantes indicaba que en la costa de Morón, en un sitio cercano al central azucarero Punta Alegre. Había aparecido el avión destrozado y sus tripulantes heridos. Posteriormente se efectuaron búsquedas en dicha zona y no se encontró nada. 

Otro hecho que causó alegrías truncadas fue el reconocimiento que efectuara un aeroplano C-46 de dos pequeños aviones medio destruidos por secciones, en cayo Anguila, a unas millas al norte de Caibarién. 

Se trataba de una avioneta y de un Cessna similar al desaparecido. Esto último provocó euforia entre los vigías, sin embargo, al acercarse más, comprobaron que el artefacto, en lugar de dos, solo tenía un motor y que ambas naves llevaban estampada una matrícula de Estados Unidos. 

En San Juan, Puerto Rico, un corresponsal de prensa reportó haber escuchado una versión de los hechos mediante una transmisión radial procedente de República Dominicana, que Revolución calificó como “CÍNICA VERSIÓN TRUJILLISTA DEL ACCIDENTE”. 

Según la Voz Dominacana, el avión de Camilo había sido derribado por equivocación de las mismas fuerzas del Ejército Rebelde al no identificar correctamente el artefacto cuando volaba sobre Punta Alegre. Asimismo, blasfemaba que el aeroplano había sido robado al empresario Francisco Bartes.

“No solo no me han robado ningún Avión, sino que estoy participando en mi propio aparato y en compañía del Comandante Raúl Chibás en la búsqueda de Camilo Cienfuegos”, fue la respuesta de Bartes que se publicó en el antes mencionado rotativo cubano.

La búsqueda se extendió por casi una semana sin que se hallase algún rastro. Cuba toda se movilizó en cuerpo y alma en una contienda que el entonces primer ministro denominó febril.

Portada del diario Hoy correspondiente al 31 de octubre de 1959

***

Lo cierto es que las esperanzas nunca murieron del todo. Se paró de buscar pero no de esperarlo. Camilo se adhirió definitivamente, con su aparatosa pérdida, a la cultura popular de la Mayor de las Antillas.

Un año tras otro, en todo el país, estudiantes, trabajadores, jubilados e incluso niños pequeños en brazos de sus progenitores se peregrinaron hasta la acumulación de agua más cercana, fuese un río, el mar, un charco, para lanzar flores en homenaje al militar de la sonrisa.

Aquello se convirtió en un rito, otro más, en medio de esta miscelánea de creencias y se enraizó. Después de todo, quizás no resulte tan contradictorio que un niño, casi sin querer, lo encuentre de vez en cuando.

* Las imágenes de periódicos fueron tomadas por el autor a los archivos de la Biblioteca Nacional de Cuba

Impactos: 109

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *