Por fin… ¿alcanzó el salario?

El ordenamiento monetario repercutió en el aumento de salarios y precios lo que constituye un nuevo reajuste en la economía familiar.

Félix Ramírez León tiene 84 años. Reside en el municipio capitalino de 10 de Octubre. Ejerció gran parte de su vida como sastre y mecánico de máquinas de coser en la fábrica de trusas Vanessa. Después del ordenamiento monetario implementado en el país desde el primero de enero del presente año, su pensión ascendió al monto de 1 528 CUP mensuales.

La chequera que recibe Félix por sus años laborales activos es destinada a sustentar los gastos básicos de su esposa, quien no tiene retiro, y los suyos propios. En el mes de enero, solo en productos de la canasta básica normada se gastó 115 pesos en los alimentos de la cuota y además 40 en pollo, 60 en pan e igual cantidad en aseo.

A ello hay que sumarle 150 pesos de la tarifa eléctrica, 180 de la balita de gas y los medicamentos de aquellas enfermedades cubiertas por el llamado tarjetón como enalapril, hidroclorotiazida, ácido fólico, entre otros, lo que asciende a la cuantía de 60 pesos aproximadamente.

Ir al mercado agropecuario requiere un gasto considerable de dinero. Los salarios y pensiones subieron pero los productos alimentarios también. Una compra semanal de viandas y verduras no baja de 100 pesos. Se siguen sumando cifras a la lista como las compras en las tiendas en cup de productos como champú, pasta de dientes, puré de tomate y otros; según Félix, gastó un aproximado de 500 cup. Hasta el momento vamos por un gasto de 1 565 cup, cifra que excede a la chequera mensual de este anciano.

Félix no utiliza el transporte público, es un alivio y un gasto menos. Félix tiene un hijo y una nieta que también le cubren sus gastos y no dejan que salga a la calle en este tiempo de Coronavirus pues es, sin dudas, persona de riesgo.


Al oriente del país, en el municipio San Antonio del Sur de Guantánamo vive Francis Manzanarez Oller. Ella, junto a su esposo, constituye el sustento de sus dos jóvenes hijas. El salario por el cargo de Contadora D, en un Servicentro de Cupet que ejerce, es de 3400 CUP, mientras que el de su compañero es de 2540 pesos.

Los productos de la canasta básica de los miembros de esta familia equivalen a 1000 pesos aproximadamente, mientras que los productos del agro y la tienda rondan los 500 CUP. Otros servicios básicos como la electricidad, reportó en el mes de enero 200 pesos y el agua 30.

Evidentemente los gastos en otros sectores y actividades elevan la cuantía de gastos. No obstante, el trabajo conjunto de estos padres, sostén familiar, consigue un respiro de la economía familiar.


Belkis Pino y Andrés González viven en la provincia de Camagüey. El padre de esta familia trabaja en la Empresa de Servicios Técnicos Industriales, perteneciente al grupo azucarero AZCUBA y su salario consta de 4450 pesos. A su vez, Belkis cobra unos mil pesos de chequera por enfermedad. El mayor de sus tres hijos, quien aún no ha finalizado sus estudios, colabora en lo que puede en la casa.

El mes pasado los gastos en electricidad ascendieron a 600 pesos, 400 telefonía fija y 180 de gas. La canasta básica por los cinco miembros de este núcleo supera los 1000 CUP, ello sin contar viandas, ensaladas y otros productos de aseo que deben adquirirse en los mercados agropecuarios y tiendas.

Si seguimos los cálculos de la economía familiar, hasta el momento se ha consumido casi de la mitad del presupuesto mensual solamente en productos de primera necesidad.

Los gastos de una casa, sabemos que no se remite simplemente a la comida y aseo, aunque sí constituye una parte fundamental y casi abarcadora en los tiempos actuales. Tener hijos también implica gastos extras, incluso cuando la pandemia de la COVID-19 les impide salir con los amigos.

La telefonía móvil, el acceso a Internet, ropa, zapatos y algún que otro gusto, por qué no, son elementos que suman y de nuevo, las cifras ascienden…

Y a ti, ¿te alcanzó el salario del mes de Enero? Déjanos saber.

Impactos: 121

A %d blogueros les gusta esto: